La pedofilia en Internet crece al amparo del anonimato

Es el principal escudo que utilizan los pedófilos para moverse en la red; utilizan correos electrónicos con identidades falsas y chats para intercambiar material y seducir a los menores; consejos para cuidar a los niños.

Se contactó con la chica por el chat, pero nunca le confesó su edad. Él, de 23 años, dijo que era como ella, de 12. Con el tiempo entró en confianza, la sedujo y le propuso que se encontraran personalmente. La tarde que la pasó a buscar por su escuela, ella se sorprendió: su amigo tenía 10 años más. Pero ya se había ganado su confianza. Conversaron y caminaron unos metros hasta la plaza Alberdi, en Mataderos. Después de 20 minutos de charla, volvió a sorprenderla: la llevó hasta una zona poco transitada dentro del parque, la violó y se fue. Ella volvió a su casa y trató de disimular la angustia. Unos días después se quebró, le contó a su madre e hicieron la denuncia. El fue detenido el 30 de julio, después de más de 20 días de búsqueda, mientras chateaba en un locutorio de Morón.


Este es una de las miles de historias de pedofilia que crecen amparadas por el anonimato que tantas veces caracteriza al chateo y que es motivo de preocupación para padres e instituciones. Sin embargo, y pese al esfuerzo de los organismos internacionales y a las investigaciones realizadas por los Estados, parece imposible desarticular el vínculo entre pedofilia e Internet. Y es justamente ese anonimato, condición fundacional de la web, uno de los principales obstáculos para combatirla.

Los especialistas consultados por lanacion.com coinciden en que los pedófilos aprovechan el cambio de identidad en Internet para seducir a niños y para distribuir material pornográfico.

Ricardo Saénz, fiscal general de la Cámara Criminal y Correccional de la Ciudad de Buenos Aires y coordinador de investigaciones sobre pedofilia en Internet sostiene que “el anonimato dificulta la investigación”. Y agrega: “Es realmente difícil encontrar a los responsables cuando cambian de sexo y de edad”.

Pablo Palazzi, abogado y autor del libro Delitos informáticos en el código penal , también advierte sobre las dificultades que genera el cambio de identidad: “Es lo más preocupante, porque hace imposible el control”.
En consonancia, el abogado constitucionalista Gregorio Badeni afirma que “el anonimato afecta bastante a la actuación legal”.
En Internet, se pueden crear correos electrónicos con cualquier nombre. Esas cuentas de e-mail pueden utilizarse para mantenerse en contacto con los niños o, por medio del chat, para seducirlos.

Fuente: La Nacion

Share

This entry was posted in info, ing. social, internet, pedofilia, pornografia, seguridad. Bookmark the permalink.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.